Acuerdo de facilidades extendidas con el FMI: llegó el Fondo y el saldo de la balanza comercial toca fondo

En “La Economía en la Post Pandemia” le pasamos revista al “estado del arte” en lo referente a tres objetivos de imprescindible arribo para la resolución de la Supercrisis que, sin solución de continuidad, nos afecta:

  • resolver el Déficit Fiscal Total, el  resultante de la adición del de la Nación, las jurisdicciones subnacionales y el producido por el BCRA a partir de los intereses cobrados y los pagados
  • equilibrar la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos 
  • incrementar exponencialmente la Oferta Productiva 

Continuando el análisis, en “El FMI llegó, evitemos vernos en el espejo griego” profundizamos sobre el Déficit Fiscal Total y advertimos sobre la enseñanza que nos aportaba al respecto, la experiencia griega del 2015. Hoy deseamos hacerlo sobre el segundo de los ítems mencionados, la CC y dentro de ella en la Balanza Comercial  y su particular incidencia en el resto de la economía argentina.

Sobre el quantum de las importaciones y el nivel del PBI

Hay consenso en la disciplina económica que un crecimiento del PBI se correlaciona positivamente con el nivel de Importaciones. La expansión del primero implica necesariamente el incremento de estas.

Y esa es la causal de la “restricción externa”, referida a una economía que cuando crece no genera los dólares suficientes para garantizar la sustentabilidad de dicho proceso en el tiempo. La imposibilidad de incrementar las importaciones convertirá en efímero cualquier sendero de crecimiento y es allí donde esta insuficiencia opera como restricción.

En este sentido, los siguientes informes resultan ilustrativos para resaltar lo señalado:

  • el del Banco Mundial 20, “Importaciones de bienes y servicios (en % del PIB) Argentina”, donde se observa que la mayor ocurrencia en una serie que discurre del 2010 al 19 es del 1,08% de compras externas mensuales en relación con el PBI anual 
  • Intercambio Comercial Argentino (INDEC 24/11/20), que permite verificar (analizando sept-octubre 19 vs 20), la violenta contracción (66%) del superávit comercial, que disminuyó de U$S 3.512 M a unos escuálidos U$S 1.196M.

Si esta realidad se repite en el tiempo: ¿cómo se honrarán los compromisos externos?

Las necesidades del FMI

Recientemente el Gobierno ha iniciado la renegociación de la deuda de USD 44.000 M con el organismo multilateral de crédito. Se pretende un Acuerdo de Facilidades Extendidas (AFE), con el cual se busca obtener tres años de gracia y 14 cuotas semestrales, iguales y consecutivas, durante los 7 años restantes hasta agotar el saldo deudor. “El Acuerdo de Facilidades Extendidas” (SAF en inglés) “fue creado para ayudar a los países que experimentan graves problemas de balanza de pagos debido a deficiencias estructurales o a un lento crecimiento; respaldan programas integrales que contemplan las políticas necesarias para corregir desequilibrios estructurales durante un período prolongado” indica la página del FMI.

Un AFE según la visión del FMI, implica el reconocimiento mutuo de la necesidad de “reformas estructurales”, pues la economía no se encuentra en aptitud de afrontar las erogaciones que se devengarán a partir de la refinanciación.

Es por ello que para la institución resulta imprescindible:

  • disminuir contundentemente el DFT intentando plasmar las reformas impositiva y previsional, entre otros aspectos y,
  • garantizar la generación de un superávit de BC, de magnitud tal que permita la obtención de los dólares suficientes para saldar las acreencias comprometidas.

Importaciones y tipo de cambio: dólar blue CCL, solidario, bolsa… 

Tenemos certeza del PBI valuado en pesos pero no de su mensura en dólares ya que existen hoy, múltiples tipos de cambio. Se encuentran en la economía argentina diversos tipos de cambio: Dólar Oficial, Blue, Solidario, Mayorista, Bolsa, Contado con liquidación. Pero, sí sabemos cuántas divisas gastamos en importaciones.

En consecuencia, por lo ut supra señalado podemos inferir que para octubre 20, habiéndose adquirido bienes en el exterior por USD 4,004 M, el PBI se ubicaría en el orden de los USD 400.000 M.

Ahora bien, ese nivel de Ingreso Nacional  es a todas luces contradictorio con el actual nivel de pobreza (más del 50% de la población total) y determina un nivel de gasto en bienes (de consumo o inversión) extranjeros, incompatible con el saldo positivo necesario de la BC demandado para la firma del AFE.

Llegado a este punto y ante el evidente deterioro de las exportaciones las decisiones de política económica se orientarán hacia una disminución contundente de las importaciones de tal manera que permitan equilibrar el sector externo

Para conseguirlo es imprescindible una disminución aún mayor de la demanda interna, a partir de ajustar a la baja el poder adquisitivo de las jubilaciones, pensiones, sueldos y salarios; derivando esta situación en lo que técnicamente se denomina “depresión económica”.

Sin embargo, no necesariamente lo descripto debería ser así. Como hemos sostenido en múltiples oportunidades, se cuenta con todos los elementos para elaborar y ejecutar un plan integral que evite tamaña situación y que direccione al país en un sendero de fuerte crecimiento económico con estabilidad de ingresos.

Para lograrlo son necesarios los equilibrios macroeconómicos (tanto fiscal como externo) que permitan plasmar un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS) con orientación a la producción.

Aún podemos hacerlo, aunque el tiempo apremia.

* Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challu y Lic. Walter Romero publicado en BAE Negocios el 29-11-2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.