Precios, alimentos y energía: administración del comercio y el óptimo económico

El actual desaprovechamiento de los recursos productivos debido a la incompleta utilización de los factores convierten a la Argentina en una “economía subóptima”, una denominación que preferimos a  a las alternativas “economía en vías de desarrollo”, “periféricas” o “emergentes”.

En este contexto, alcanzar el “óptimo” es una obligación gubernamental que solo será posible mediante políticas públicas diseñadas y ejecutadas para el aprovechamiento del conjunto, tendientes a expandir la base material de la Nación, con un sólido intercambio comercial con el resto del mundo. Consideramos “óptimo económico” a la máxima producción con la mínima utilización de factores, mientras “subóptimo” es el estadío anterior a su realización, todo ello en el marco de un mismo “estado del arte

Para ello, deberán coordinarse las múltiples decisiones empresariales (orientadas por el set de precios relativos) vinculadas a los bienes y servicios ofertados en el mercado.

En este marco, detallamos en: “Una “sana” Administración del Comercio Exterior” (BAE Negocios, 25-01-21) que su implementación es el instrumento adecuado que posibilitará a las empresas nacionalesiv su hegemonía en el mercado interno, y facilitará la penetración en los externos.

Por cierto, hay dos complejos donde se debe aguzar la mirada: el energético y un segmento del alimenticio ya que, poseen la singularidad en su comercialización de: abastecer el mercado, generando rentas extraordinarias para un eslabón de la cadena de valor.

Coordinar la búsqueda del óptimo

Esas explotaciones son fundamentales para expandir la frontera de producción nacional ya que, para el “caso energético”, la extensión territorial argentina y su distancia a los mayores mercados del mundo, hace que las empresas deban incurrir en elevados costos logísticos para comercializar los bienes transables.

Por lo tanto, su valor será uno de los determinantes del crecimiento potencial de la economía argentina, debiendo su precio (igual o inferior al de los mercados de referencia) ser una función del costo de exploración y explotación, más un margen justo y razonable para las empresas del sector, de tal manera que también se favorezca la rentabilidad del resto del aparato productivo facilitando los proyectos de inversión que incrementarán la oferta disponible.

A su vez, los “bienes salarios” (algunos alimentos), de calidad homogénea y con precios determinados internacionalmente (con un costo para el productor local que incluye el alquiler de la tierra) definen el poder adquisitivo de los ingresos populares.

Es por ello que, en “Arrendamientos rurales en la Pampa Húmeda” (BAE Negocios, 20-09-20) señalamos que la renta por el uso y el goce de la tierra debe regularse y complementarse con Derechos de Exportación (DE), que disminuirán el precio local de los alimentos respecto del internacional en un quantum similar a la alícuota aplicada.

Es importante poner de relieve que el productor mantendrá invariable la rentabilidad por unidad vendida, dado que el menor ingreso percibido será compensando por la merma del costo del alquiler de la tierra (a partir de su regulación) y por la disminución del precio del combustible.

Finalmente, para cada unidad de producción se debe resaltar que:  “La dedicación particular en aras de la realización colectiva antepone la solidaridad al propio beneficio ya que, el total de lo recibido al final del camino será superior al máximo esfuerzo posible involucrado en su logro”.

Coordinando decisiones viviremos en comunidad y armonía.

La correcta articulación intra-comunidad deviene del respeto inalienable hacia la propiedad privada, comprendiendo a su vez, la función social de los bienes y servicios que circulan dentro el espacio público.

Por ello, hay consenso en la disciplina económica sobre la eficiencia del sistema capitalista en la producción de bienes y servicios, pero a la luz de la historia y del presente, dicho marco conceptual se ha mostrado ineficaz en su faz distributiva. En “Los últimos podrán ser los primeros” (BAE Negocios, 03-01-2021) pusimos de manifiesto: “la impúdica diferencia de 433.233% entre el ingreso mínimo del primer decil y el máximo del último” que impide satisfacer las necesidades básicas a un importante segmento de la población.

La coordinación de las decisiones intersectoriales permitirá mejorar la distribución del ingreso, avanzar hacia el pleno empleo y transitar hacia el óptimo económico.  Ahora bien, el sendero a recorrer no está libre de escollos.

Todos sabemos que ciertos países y/o grupos económicos buscan asegurarse el abastecimiento de los principales insumos difundidos, generando una tensión permanente sobre las señales de precios.

En un modelo sencillo de dos naciones, la más productiva (con costos primos menores) puede provocar un incremento del precio del bien requerido, perjudicando el abasto normal de la otra.

Esta última, tomadora de precio, para garantizarse el suministro deberá pagar más por la importación o ver afectado (dada su posible escasez) su entramado productivo-social con una menor actividad.

Es evidente que esta situación se podría paliar ofreciendo subsidios, ad hoc, al sector impactado.  Los fondos necesarios para soportar los subsidios se podrán obtener aplicando Derechos de Exportación a la producción que genere rentas extraordinarias.

En síntesis, las economías que tienden al óptimo intentan utilizar en plenitud los factores de producción (tierra, capital, trabajo, y organización empresarial) dentro de un conjunto de precios relativos favorables a su estructura económica, con el fin de mantenerse en la “zona de confort” alcanzada.

La “sana” Administración del Comercio propenderá a corregir estas asimetrías en la economía doméstica, permitiendo con su aplicación la vigencia de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS) con orientación a la producción.

Lic. Guillermo Moreno, Lic. Leandro Cárcamo Manna y Dr. Gastón Bres Publicado en BAE Negocios el 31-01-2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.